Empezamos un nuevo año con la misma ilusión de siempre...

Queridos amigos:

Al comienzo de un nuevo año, quiero desearos todo lo mejor para vosotros y vuestras familias. El año que dejamos ha sido intenso en cuanto a formación de parejas y de monitoras, atencion online, actividades en colegios y universidades y un largo etcétera entre el que destacamos la asistencia al Congreso de Milán en el mes de junio pasado y al Precongreso de RENAFER en noviembre, dentro del marco del Congreso Internacional de Medicina Perinatal.

En el mundo interesa lo natural y ecológico: la medicina natural, la alimentación natural, la energía natural...es como si el mundo se hubiera dado cuenta de que no es posible forzar tanto las cosas, en especial la naturaleza. Es como si el hombre harto de abusar de los recursos de la tierra y de forzar nuestro propio cuerpo, hubiera descubierto que las raíces de la salud están en volver a nuestros orígenes: dejar de comer cosas procesadas, hacer ejercício al aire libre, tomar un poco de sol y volver a los cultivos ecológicos. En este contexto, la Planificación Familiar Natural cobra una fuerza que reside en el respeto al hombre y a la mujer tal como éramos, tal como somos. A veces hemos olvidado que estamos hechos para complementarnos, no para intercambiarnos. Que nuestras hormonas nos marcan unos ciclos vitales, unos ritmos. Que el apego -que es un vínculo que se genera entre las personas- es necesario conocerlo y respetarlo, porque cuando no se respeta genera mucho trauma y sufrimiento. La Planificación Familiar Natural respeta todo eso y, sobre todo, respeta a la persona como es, en su naturaleza completa, en su diversidad, en su complementariedad y en su alteridad. Le facilita esa capacidad maravillosa de abrisrse al otro, de estar pendiente del otro, en definitiva, de amar al otro.

Los colegas europeos que estamos trabajando en Planificación Familiar Natural, estamos dando los últimos coletazos al gran manual europeo para monitores de regulación natural de la fertilidad. Este proyecto, que ha llevado cinco años de trabajo, se ha realizado con la colaboración de asociaciones de Irlanda, España, Lituania, Alemania, Italia, Rusia, Polonia, Suiza, Francia, Malta, Inglaterra, etc. Ha sido realmente un gran trabajo en equipo en el que RENAFER está muy orgullosa de participar. En pocos meses estará a vuestra disposición. Espero que este esfuerzo contribuya a la formación de muchas personas que, a su vez, ayuden a construir ese mundo más natural, más respeuoso y más justo.

Con todo mi afecto,

 

Micaela Menárguez Carreño

Presidenta